Un viaje para comer la mejor croqueta de España

Soy un rastreador de croquetas. Si voy tan tranquilo por la calle y de golpe me invade un olor a croqueta, me tengo que parar y analizar bien de dónde viene y si vale la pena investigar si el olor es bueno o es de una croqueta industrial. Soy capaz de adivinar, si me acerco, el contenido de la croqueta: si son de cocido, de espinacas con piñones, de bacalao al pil pil…

La verdad es que mi pasión por las croquetas viene de lejos. Aún recuerdo cuando con mi abuela con sólo 4 añitos le ayudaba a hacer las bolas de carne con bechamel para que luego las rebozara. Es un tópico, pero es una gran verdad: como las croquetas de la abuela, no hay ninguna. Desde entonces he sido un devorador de croquetas.

la mejor croqueta del mundo

Mi obsesión es tal que programo mis vacaciones teniendo en cuenta las ciudades con restaurantes que se especializan en croquetas. Cabe decir que muy lejos no puedo ir, pues la croqueta es sobre todo española. Por eso soy un especialista de toda la geografía española y cualquier noticia que surja en los medios sobre croquetas la proceso y me la guardo en un fichero.

la mejor croqueta del mundo

Como la de que el restaurante Tobiko de Toledo, donde el cocinero Javier Ugidos cocina unos platos excelentes, ha ganado la quinta edición del campeonato internacional de la mejor croqueta de jamón ibérico de España. ¡Madre mía! Sólo de leerlo ya estoy salivando. Ugidos ha ganado con una croqueta con un picadillo de jamón muy bien integrado en los otros ingredientes y rebozado con panko (pan rallado de estilo japonés). Así pues, apuntado a la agenda: visitar Tobiko, en Toledo, y pedir la croqueta ganadora. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *