Todos contra el aceite de Palma

Probablemente a estas alturas ya sabrás que el aceite de Palma es puro veneno. O eso has oído. Hay muchos alimentos que venden en los supermercados que incluyen aceite de palma en su composición. Lo primero de todo es recomendarte que no compres ningún producto que lleve aceite de palma. Deja la pizza congelada que ibas a comprar al congelador de nuevo. Y ahora atiende a nuestra explicación de por qué el aceite de Palma es tan nocivo.

El aceite de Palma se extrae de una especia de palmera aceitera conocida como Elaeis guineensis. Este árbol es de origen africano y crece rápidamente sobre todo en Asia (Borneo, Sumatra y Nueva Guinea). Para conseguirlo se han de quemar millones de hectáreas en estos países. Las máquinas deben dejar el terreno preparado para plantar las semillas de estas palmeras aceiteras que en un tiempo récord darán su fruto: una especie de dátil, del cual se extrae este aceite gelatinoso. Así donde antes había frondosas selvas, hábitat de miles de especies como el orangután y el tigre, ahora hay miles de kilómetros de campos de un solo cultivo. Una tragedia medioambiental que hay que parar como sea.

aceite de palma

Pero el aceite de palma no es solo malo para el medio ambiente, sino que su consumo alimentario es muy perjudicial. El aceite de palma se puede encontrar en alimentos como platos preparados, helados, salsas, margarinas, galletas, bollería, pizza…. El aceite de palma tiene una naturaleza en si mismo que es muy nociva para la salud, pero que es muy fácil de tratar para la industria alimentaria. El principal argumento de que el aceite de palma es puro veneno es que es una grasa especialmente rica en ácidos grasos saturados, directamente vinculados con el incremento de distintas enfermedades metabólicas como la diabetes o el cáncer. Es uno de los alimentos que más grasas saturadas (y de las malas, malas) que hay en el mundo.

aceite de palma

Cabe decir que desde diciembre de 2014 hay una normativa europea que obliga a las marcas a poner en su etiquetaje que si sus productos llevan aceites vegetales (la denominación común para el aceite de palma u otros derivados de plantas y vegetales), que se especifique que tipo de aceite es: aceite de palma, de coco, de colza, etc. Desde entonces, las grandes marcas lo especifican, pero aún hay algunos casos en que se saltan la norma a la torera. Si alguna vez ven algún producto que no marca el origen del aceite vegetal, denúncienlo. Es por su salud y la del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *